Pero después de la urgencia que hoy existe por subir todo a la web, desde el estado civil hasta los destinos de vacaciones, ¿es realmente posible ser anónimo, incluso brevemente, en la era de internet?

La famosa expresión de "15 minutos de fama" de Andy Warhol -que ha sido interpretado de muchas formas por fanáticos y críticos- habla de la dificultad de mantener algo privado en el siglo XXI.

¿No tienes cuentas en las redes sociales? Aún así, Facebook y Twitter saben cómo piensas

"Hoy más que nunca tenemos dispositivos digitales consensores que capturan cada vez más datos sobre nosotros", dice el profesor Viktor Mayer-Schoenberger, del Oxford Internet Institute.

Según una encuesta de la firma de reclutamiento Careerbuilder, el año pasado en Estados Unidos más el 70% de las empresas utilizaron las redes sociales para seleccionar candidatos para un puesto de trabajo.

Y el 48% verificó la actividad en las redes sociales del personal actual.

Además, las instituciones financieras pueden verificar los perfiles de las redes sociales al decidir si otorgan préstamos.

Mientras tanto, las compañías crean modelos de rutinas de compra, puntos de vista políticos e incluso usan inteligencia artificial para medir futuros hábitos basados en los perfiles de las redes sociales.

En 2006, el artista de arte urbano británico, Banksy, dijo que "en el futuro, todos serán anónimos por 15 minutos".

Una forma de tratar de tomar el control es eliminar las cuentas de las redes sociales, algo que muchos hicieron después del escándalo de Cambridge Analytica, cuando se obtuvieron en secreto los datos de 87 millones de personas de Facebook para fines de publicidad política.

La multa récord de US$5.000 millones que deberá pagar Facebook en EE.UU.

4 cosas que Mark Zuckerberg prometió cambiar de Facebook tras el escándalo por Cambridge Analytica

Pero, aunque la eliminación de cuentas de redes sociales puede ser la forma más obvia de borrar tus datos personales, lo cierto es que esto no tendrá ningún impacto en los datos que ya están en el poder de otras compañías.